Actualidad

Reminiscencias de un paisaje, de un tiempo

Turó d’en Mota 2001 por Ton Mata

 

“Turó d’en Mota es fruto de la propia naturaleza, con la complicidad de un equipo humano que observa y respeta sus leyes. Cuando vislumbramos el Turó d’en Mota se intuye mucho más que una viña. Tenemos delante un conjunto de cepas, mejor dicho, de seres vivos que han visto pasar estoicos una estación tras otra desde 1940. Arrancar una sería como desarraigarnos a nosotros mismos. Por eso desde el cerro y rodeados de viñas, tenemos la sensación de hacernos pequeños y fundirnos con el paisaje, de formar parte de él.

Una única viña y una sola variedad; particulares y diversas cepas de xarel·lo. algunos son amigos; otros, compañeros o familiares… seguramente son cómplices de infinidad de experiencias, pero seguro que también tienen sus conflictos derivados de unos recursos, normalmente escasos. Con competencia y colaboración, ofrecen una uva magnífica año tras año.

Conducidas en vaso, las cepas quedan orientadas hacia el norte, en la falda de un cerro llamado Turó d’en Mota. Están encima de una tierra privilegiada, con nódulos calcáreos que han de sortear hasta llegar a la roca madre. El sol les toca de espalda con una ligera pendiente que los expone hacia Montserrat. En agradecimiento a una viticultura más de observación que de intervención, las viñas más viejas de xarel·lo aportan la esencia de la tierra calcárea y del microclima mediterráneo que las ha visto crecer.

Diez años en contacto con las madres; es una crianza larga y cuidadosa que aporta los matices más sutiles y complejos de la expresión del tiempo. De él emanan los recuerdos a sotobosque mediterráneo, los aromas frescos de un clima cálido, que nos llevan a ver el hinojo, el romero y el tomillo. Las evocaciones más austeras diríamos que provienen de la tierra, y que lo hacen directo y valiente. La delicadeza, la gracia, la cremosidad se la aporta el tiempo.

El Turó d’en Mota es una forma de explicar nuestra historia; es un recuerdo, una manera de relacionarnos, de conocernos. Intenta ser, por encima de todo, la posibilidad de gozar de un paisaje.”